Etiquetas

, , ,

Innovación equilibradaLa innovación debe contemplar un perfecto balance entre imaginación y realidad. La imaginación es propia, interna y es una etapa inicial; debe suceder naturalmente, no forzada. La realidad es externa y secundaria; sucede después que imaginamos y nos fuerza a apreciar la imaginación en el pasado o a alejarnos de ella.

¿Hasta dónde nos lleva la imaginación?

Hasta donde queramos. Los límites son mentales, los fijamos donde nos parezca mejor; naturalmente si buscamos confort, los ponemos bajos, en el mejor lugar para disfrutar de la cómoda mediocridad que trae el “progreso colectivo”. Si los pones donde todos los ponen: posición estándar aprobada por la sociedad del montón, pueden sujetarte del suelo y no permitirte volar. Si los pones ‘arribita’ y los subes a medida que avanzas: progresas, te perfeccionas. Déjalos volar, vuela tú en tus ensoñaciones y recuerda: “en la utopía de ayer se incubó la realidad de hoy, así como en la utopía de mañana palpitarán nuevas realidades.” – José Ingenieros.

Pero llegar a nuevas realidades requiere de esfuerzo. En busca de algo innovador, progresista y perfeccionado tenemos que decir no a la mediocridad y no a los ‘no’, en especial los ‘no’ que otros quieren influenciarnos.

Más allá del profesional que nos vendieron, lleno de prejuicios y de muchos ‘no’, los profesionales íntegros, los verdaderos transformadores que imaginan, crean e innovan, no se dejan de los ‘no’ ajenos y luchan contra los ‘no’ propios: los prejuicios, de esta manera van más allá y sus límites también.

Anuncios