Etiquetas

, , , ,

No tengo talentos especiales, pero sí soy profundamente curioso – Albert Einstein

Wikipedia-logo_kaLa curiosidad ha sido denotada por muchos como una cosa mala, un deseo de entrometerse en lo que a uno no le incumbe. Decía Blaise Pascal: “una de las principales enfermedades del hombre es su inquieta curiosidad por conocer lo que no puede llegar a saber” Pero que aburrido sería todo en la vida, si uno se quedara en lo que solo le concierne o en lo que “debiera importarle”.

La curiosidad es una cualidad de personas que viven y trabajan con pasión, personas humildes como Einstein, que siempre testarudo hablaba sobre su gran ignorancia y la de toda la humanidad.

Se habla mucho de creatividad e innovación, de cómo las mentes creativas son las que inventan y llegan a nuevos hallazgos útiles para solucionar los problemas de la sociedad pero, ¿por dónde empieza la creatividad? ¿Qué hace diferente a las mentes creativas del resto?

La creatividad debe empezar por la curiosidad, es la curiosidad el precursor más efectivo de la creatividad y las mentes creativas son mentes curiosas, poco acomodadas, desesperadas e irreverentes; aquellas que salen de la zona de confort buscando explorar nuevos lugares donde sucedan cosas mágicas.

También nos han vendido una idea negativa de la divagación y eso depende de si aprovechamos o no el proceso de divagación. Cuando perseguimos objetivos claros y somos conscientes de nuestros compromisos, es positivo aprovechar la divagación para salir de momentos de bloqueo, en los que no encontramos una solución clara y útil a nuestros problemas. Separarse del asunto que se trata, es decir, divagar, es positivo si nos decantamos por buscar con enorme curiosidad en otros lugares, digamos, en otras disciplinas, ¿por qué no?

“Si me quedo tranquila esperando a que lleguen las cosas, nunca llegarán. Hay que tener mucha iniciativa y curiosidad” dice Nubia Muñoz, epidemióloga colombiana nominada al Nobel de Medicina. Es que sin iniciativa no hay ni la más mínima posibilidad de salir de la zona de confort y sin curiosidad no hay creatividad, así como sin objetivos y compromisos, la divagación nunca dará los frutos que queremos.

En repetidas ocasiones, me gusta explorar herramientas de trabajo muy cuestionables por algunos honorables doctores de la academia, como lo es Wikipedia, la cual es una fuente rica de información que bien utilizada, permite hacer un trabajo de divagación lleno de nuevo aprendizaje, en disciplinas en las que no somos para nada los “entendidos”.

Como decía, muchos de estos honorables señores de la academia y la investigación critican a Wikipedia porque no es una fuente “confiable”, porque es libre y cualquier persona en el mundo puede colaborar en ella; porque lo confiable es comprar un artículo de 30 dólares o quizás 10 o 20 artículos sin saber si le van o no a servir a uno.

Andrés Barreto, colombiano y uno de los fundadores de Grooveshark, afirma: “mis primeros conocimientos sobre desarrollo web los obtuve a través de Wikipedia, en este portal encuentras todo” y a veces me pregunto si los enemigos de Wikipedia no han encontrado nunca un aprendizaje, aunque sea mínimo, en Wikipedia; o si la paloma de la inspiración solo los ha cagado mientras leen artículos de revistas indexadas y no mientras viajan en un bus, hablan con un amigo o leen información en Wikipedia.

Creería yo que si a algunos personajes renacentistas como Einstein o Picasso les hubiera tocado Wikipedia hubieran hecho un juicio más detenido de esta, porque nos permite aumentar nuestro nivel de interdisciplinariedad; como Einstein, un físico interesado en la música; como Picasso, un artista interesado en las matemáticas.

Agreguemos a esto que vivimos tiempos móviles, quizá esto no se lo imaginaron ni Einstein ni Picasso, pero si los hubieran vivido creo que los hubieran curioseado al máximo, entrando desde sus smartphones a diversos portales web, a divagar y decantar la información, a fortalecer la creatividad que requiere todo profesional, y pensaría que dejarían un poco más de lado el Whatsapp y el Candy Crush, excepto cuando quisieran usarlo para alimentar la curiosidad.

Y tú, ¿Cómo aprovechas la curiosidad?

Anuncios