Etiquetas

, , ,

Tiempo y espacioEn muchas ocasiones, se han hecho comparaciones entre países latinoamericanos y Japón, o algunos países europeos del centro o de “más arribita”. Buscan explicar por qué estos países son más desarrollados que nosotros. No voy a centrarme en el desarrollo, pero entorno a esta discusión, hay un concepto que me parece muy importante resaltar: la disciplina. Se dice que en dichos países, las personas son más disciplinadas que lo que somos acá, y vale la pena detenernos un poco en dicho concepto. Aclaro además que, tampoco quiero tocar ámbitos morales, eclesiásticos o a la disciplina como arte o ciencia.

Cuando nuestro objetivo es agregar valor en alguna de nuestras actividades, debemos tener disciplina para lograrlo. Bueno ¿Y qué tipo de disciplina? Empieza por la curiosidad. Una curiosidad por saber algo más de aquello a lo que estamos expuestos. Aquella curiosidad que nos lleva a “googlear” con frecuencia en búsqueda de más y mejor información. Esa curiosidad que nos invade por comprender los fenómenos que pasan en frente de nosotros y a nuestro alrededor.

Este tipo de curiosidad es la que nos lleva a indagar, investigar y ser cada vez más creativos. Y como la creatividad es un concepto tan abstracto, no es fácil asociarle puntos de referencia claramente definidos. Es decir, las ideas llegan en cualquier momento, sin importar la hora o el lugar. Asimismo, nuestro trabajo no empieza ni termina en la oficina, en la planta o en el aula; nuestro trabajo no va de 7:30 a.m. a 5:30 p.m. (o según sea el horario). Nuestro trabajo requiere de compromiso, de disciplina para generar contenidos interesantes y bien logrados. De esta forma, muchas de esas ideas llegarán a convertirse en algo concreto e innovador. Esto requiere de trabajo duro, de disciplina sin brújulas y sin relojes, sin espacio y sin tiempo, con ganas y dedicación ¿Cuál es tu concepto de disciplina?

Anuncios