Vídeo

El valor de tu trabajo

Etiquetas

, , , ,

El valor de tu trabajoPensar que un monto de dinero tiene un valor equivalente al monto como tal; y basarnos en eso para tomar una decisión que incluya nuestros ámbitos profesional y personal, puede ser un grave error.

¿Alguna vez te has preguntado cuál es el valor del trabajo que haces? Supongamos que nos lo preguntamos y a esto le asignamos un monto acorde. ¿Compensarías tu trabajo, independiente de las condiciones, por ese monto de dinero?

Ahora, pongamos un ejemplo. Un viñedo requiere de mucha dedicación y el trabajo de un año entero para producir las mejores vides. Una vez las uvas están en plena madurez, llega la vendimia. La vendimia es un trabajo que por fuerte, no deja de ser apasionante; como nos lo describe Carlos Falcó en su libro “Entender de vino”:

“La recolección manual de las uvas es una de las operaciones más bellas entre las actividades agrarias, que los amantes del vino deben intentar contemplar. Todo invita a la alegría: el sol radiante, pero menos agresivo que en pleno verano, el color de las viñas, que inicia sus tonos otoñales rojizos, amarillos, ocres o violeta según las variedades, los racimos negros o dorados, símbolo eterno de fertilidad y placer, o el alegre talante de los vendimiadores.”

Este trabajo está tan lleno de actividad física; es arduo, pero no deja de ser apasionante. Sé que en mi subjetiva apreciación estoy poniendo “condiciones” y pongo unas más con el video que les dejo a continuación.

Ahora, ¿aceptarías el monto independiente de las condiciones? Las condiciones pueden agregar o quitar valor, si esto lo sumamos al monto podemos obtener un “valor total”. Si este “valor total” es igual o superior al valor que le damos a nuestro trabajo ¡sería magnífico!, de lo contrario hay que pensar un poco más.

Nuestras vidas requieren dedicación y trabajo constante para luchar por los ideales, que son los que realmente nos impulsan a luchar. Asimismo necesitan de pasión, satisfacción y bienestar. ¿Cuál es el valor de tu trabajo? ¿Te sientes bien valorado?

Los límites de la innovación por un profesional

Etiquetas

, , ,

Innovación equilibradaLa innovación debe contemplar un perfecto balance entre imaginación y realidad. La imaginación es propia, interna y es una etapa inicial; debe suceder naturalmente, no forzada. La realidad es externa y secundaria; sucede después que imaginamos y nos fuerza a apreciar la imaginación en el pasado o a alejarnos de ella.

¿Hasta dónde nos lleva la imaginación?

Hasta donde queramos. Los límites son mentales, los fijamos donde nos parezca mejor; naturalmente si buscamos confort, los ponemos bajos, en el mejor lugar para disfrutar de la cómoda mediocridad que trae el “progreso colectivo”. Si los pones donde todos los ponen: posición estándar aprobada por la sociedad del montón, pueden sujetarte del suelo y no permitirte volar. Si los pones ‘arribita’ y los subes a medida que avanzas: progresas, te perfeccionas. Déjalos volar, vuela tú en tus ensoñaciones y recuerda: “en la utopía de ayer se incubó la realidad de hoy, así como en la utopía de mañana palpitarán nuevas realidades.” – José Ingenieros.

Pero llegar a nuevas realidades requiere de esfuerzo. En busca de algo innovador, progresista y perfeccionado tenemos que decir no a la mediocridad y no a los ‘no’, en especial los ‘no’ que otros quieren influenciarnos.

Más allá del profesional que nos vendieron, lleno de prejuicios y de muchos ‘no’, los profesionales íntegros, los verdaderos transformadores que imaginan, crean e innovan, no se dejan de los ‘no’ ajenos y luchan contra los ‘no’ propios: los prejuicios, de esta manera van más allá y sus límites también.

¿A dónde lleva la especialización al aprendizaje?

Etiquetas

, , , , ,

La máxima especialización equivale a la máxima incultura. – José Ortega y Gasset

Confort EspecializaciónLa especialización es uno de los pilares del desarrollo profesional y de la construcción de la marca personal pero, ¿nos hemos preguntado hasta qué punto es positiva? En la entrada anterior hablaba de la interdisciplinariedad de los grandes personajes del renacimiento, hombres curiosos, sin límites, y cómo esta interdisciplinariedad se puede convertir en un factor diferenciador. No es bueno cruzarse con personas con las que no se encuentra mucho de qué hablar, y esto pasa cuando el enfoque tan específico los hace incultos. Esta entrada está ahondada en citas, ya verán el porqué.

“El aprendizaje es un simple apéndice de nosotros mismos; dondequiera que estemos, está también nuestro aprendizaje.” – William Shakespeare. El aprendizaje incluye desde que abrimos los ojos, nos preparamos para un nuevo día, nos transportamos, hasta cuando dormimos y ¿por qué no? Cuando estudiamos, ya sea una carrera profesional o un posgrado.

Las oportunidades de aprendizaje son prácticamente incontables; muchas las pasamos inadvertidos, tal vez por la miopía que tenemos para identificarlas en nuestra vida cotidiana. Estas oportunidades pueden estar cargadas a su vez de altos grados de dificultad: temas que uno nunca ha tocado en la vida, letales cambios de paradigma que nos dejan fuera de base de cara a una realidad que nos enfrenta sin vacilación.

Jean Cocteau decía: “formarse no es nada fácil, pero reformarse lo es menos aún.” Por ejemplo, cuando estamos cometiendo errores de manera inconsciente o cuando estamos alejados de la realidad, “corregirnos” es una empresa tremendamente “odiseíta”. ¿Algún afán? Para qué: “algunas personas nunca aprenden nada, porque todo lo comprenden demasiado pronto.” – Alexander Pope. ¿Algún temor? Entendible, pero “no ha aprendido las lecciones de la vida quien diariamente no ha vencido algún temor” – Emerson.

El aprendizaje no tiene tiempo o lugar predefinidos, porque el gran aprendizaje es el propio, muchas veces el que logramos de manera autodidacta, sea por curiosidad o porque en nuestro proyecto  formativo nos vamos más allá de lo planeado, estandarizado y planteado por quienes guían nuestro proceso.

Como decía Walter Scott: “La parte más importante de la educación del hombre es aquella que él mismo se da.” Podemos contar con los mejores tutores y estar en el lugar más confortable de especialización pero esto no es suficiente, no es lo más importante. ¿Cómo es eso de un lugar confortable de especialización? Por ejemplo, un ingeniero que haga una maestría en ingeniería o un comunicador que haga una maestría en comunicaciones está en una zona de confort de especialización. Por el contrario, un ingeniero que esté cursando o quiera empezar una maestría en comunicaciones está saliéndose bastante de su zona confort de especialización; está pasándose de interdisciplinariedad, quiere parecerse a un Einstein aprendiendo de música o a un Picasso aprendiendo de matemáticas, al final de cuentas, es un demente para la sociedad, un psicópata de la academia. ¿Muy extremista yo?

Milan Kundera en su Insoportable levedad del ser compara los “estudiados” con los autodidactas: “Lo que diferencia a la persona que ha cursado estudios de un autodidacta no es el nivel de conocimientos, sino cierto grado de vitalidad y confianza en sí mismo.” ¡Cómo no! Si cuando asumimos el compromiso de aprender por cuenta propia entregamos todo, y no nos quedamos a medias tintas en búsqueda ni con temas inconclusos. Es aquí donde defiendo a la más honorable dama del aprendizaje: la curiosidad. Defiendo también las fuentes “no idóneas”, v.g. Wikipedia, porque para empezar no necesariamente tenemos que irnos al mismo texto de siempre que ha pasado de cohorte en cohorte en un curso, que toda una vida lo ha dado el mismo profesor. “No hay que empezar siempre por la noción primera de las cosas que se estudian, sino por aquello que puede facilitar el aprendizaje” – Aristóteles.

No estoy seguro si la inflexibilidad de algunas mentes es culpa de docentes “castradores” de estudiantes inocentes, o si es culpa de los estudiantes: ¿la mente cerrada se hace o la hacen? De algo sí estoy seguro: el aprendizaje es un plato delicioso, que se cocina de múltiples maneras, así como nos plantean el aprendizaje a partir de las inteligencias múltiples y con la interdisciplinariedad como premisa de una persona culta y de mente abierta. Tanto han hablado del aprendizaje, por eso tantas citas.

Y tú, ¿cómo cocinas tu aprendizaje? ¿Cómo lo disfrutas?

En defensa de la curiosidad

Etiquetas

, , , ,

No tengo talentos especiales, pero sí soy profundamente curioso – Albert Einstein

Wikipedia-logo_kaLa curiosidad ha sido denotada por muchos como una cosa mala, un deseo de entrometerse en lo que a uno no le incumbe. Decía Blaise Pascal: “una de las principales enfermedades del hombre es su inquieta curiosidad por conocer lo que no puede llegar a saber” Pero que aburrido sería todo en la vida, si uno se quedara en lo que solo le concierne o en lo que “debiera importarle”.

La curiosidad es una cualidad de personas que viven y trabajan con pasión, personas humildes como Einstein, que siempre testarudo hablaba sobre su gran ignorancia y la de toda la humanidad.

Se habla mucho de creatividad e innovación, de cómo las mentes creativas son las que inventan y llegan a nuevos hallazgos útiles para solucionar los problemas de la sociedad pero, ¿por dónde empieza la creatividad? ¿Qué hace diferente a las mentes creativas del resto?

La creatividad debe empezar por la curiosidad, es la curiosidad el precursor más efectivo de la creatividad y las mentes creativas son mentes curiosas, poco acomodadas, desesperadas e irreverentes; aquellas que salen de la zona de confort buscando explorar nuevos lugares donde sucedan cosas mágicas.

También nos han vendido una idea negativa de la divagación y eso depende de si aprovechamos o no el proceso de divagación. Cuando perseguimos objetivos claros y somos conscientes de nuestros compromisos, es positivo aprovechar la divagación para salir de momentos de bloqueo, en los que no encontramos una solución clara y útil a nuestros problemas. Separarse del asunto que se trata, es decir, divagar, es positivo si nos decantamos por buscar con enorme curiosidad en otros lugares, digamos, en otras disciplinas, ¿por qué no?

“Si me quedo tranquila esperando a que lleguen las cosas, nunca llegarán. Hay que tener mucha iniciativa y curiosidad” dice Nubia Muñoz, epidemióloga colombiana nominada al Nobel de Medicina. Es que sin iniciativa no hay ni la más mínima posibilidad de salir de la zona de confort y sin curiosidad no hay creatividad, así como sin objetivos y compromisos, la divagación nunca dará los frutos que queremos.

En repetidas ocasiones, me gusta explorar herramientas de trabajo muy cuestionables por algunos honorables doctores de la academia, como lo es Wikipedia, la cual es una fuente rica de información que bien utilizada, permite hacer un trabajo de divagación lleno de nuevo aprendizaje, en disciplinas en las que no somos para nada los “entendidos”.

Como decía, muchos de estos honorables señores de la academia y la investigación critican a Wikipedia porque no es una fuente “confiable”, porque es libre y cualquier persona en el mundo puede colaborar en ella; porque lo confiable es comprar un artículo de 30 dólares o quizás 10 o 20 artículos sin saber si le van o no a servir a uno.

Andrés Barreto, colombiano y uno de los fundadores de Grooveshark, afirma: “mis primeros conocimientos sobre desarrollo web los obtuve a través de Wikipedia, en este portal encuentras todo” y a veces me pregunto si los enemigos de Wikipedia no han encontrado nunca un aprendizaje, aunque sea mínimo, en Wikipedia; o si la paloma de la inspiración solo los ha cagado mientras leen artículos de revistas indexadas y no mientras viajan en un bus, hablan con un amigo o leen información en Wikipedia.

Creería yo que si a algunos personajes renacentistas como Einstein o Picasso les hubiera tocado Wikipedia hubieran hecho un juicio más detenido de esta, porque nos permite aumentar nuestro nivel de interdisciplinariedad; como Einstein, un físico interesado en la música; como Picasso, un artista interesado en las matemáticas.

Agreguemos a esto que vivimos tiempos móviles, quizá esto no se lo imaginaron ni Einstein ni Picasso, pero si los hubieran vivido creo que los hubieran curioseado al máximo, entrando desde sus smartphones a diversos portales web, a divagar y decantar la información, a fortalecer la creatividad que requiere todo profesional, y pensaría que dejarían un poco más de lado el Whatsapp y el Candy Crush, excepto cuando quisieran usarlo para alimentar la curiosidad.

Y tú, ¿Cómo aprovechas la curiosidad?

La red nos está enredando

Etiquetas

, , ,

Esta imagen fue tomada de dirkseca en Flickr

Esta imagen fue tomada de dirkseca en Flickr.

Esta entrada ha sido amablemente escrita por Juan Camilo Gómez, Ingeniero de fluidos en Halliburton y Fotógrafo aficionado en sus ratos libres.

Los teléfonos inteligentes son una revolución en todo el mundo. Basta ver las ventajas de tener uno en el bolsillo y saber todo lo que pasa, comunicarse fluidamente con todos los contactos, ubicarse fácilmente en cualquier lugar del mundo cuando uno está perdido e inclusive utilizarlo como elemento para hacer llamadas telefónicas a otras personas (hasta para eso son útiles). Lo sorprendente sobre estos equipos es que hace 10 años eran parte de nuestra imaginación y hoy han echado raíces tan profundas que el mundo parece imposible sin estos artículos.

Sin embargo, creo que la red nos está enredando, quizá demasiado, porque cada vez nos es más difícil desconectarnos; es más, he visto gente tan ocupada con sus teléfonos que no le queda tiempo para mirar por el parabrisas mientras conduce, pues debe atender asuntos de vital importancia en su teléfono, tal vez más vitales que los Homo Sapiens que pudiera atropellar con su vehículo. Hace unos días en un aeropuerto vi una pareja de padres con su hijo mientras tomaban el desayuno, ambos padres estaban concentrados, por no decir ensimismados, en sus teléfonos mientras su hijo los miraba en silencio. El pequeño se mostraba sin saber qué hacer, viendo como ambos padres estaban envueltos por una burbuja al mirar aquella pequeña pantalla. Yo mismo me he visto en algunos momentos demasiado concentrado en mi equipo, descuidando la interacción con otras personas o hasta viendo como pasa con impunidad el tiempo mientras “gozo de la tecnología”.

Es indudable que la tecnología ha hecho al hombre poderoso en la naturaleza y ha cumplido la promesa de hacer la vida del hombre más amena. También hemos descubierto lentamente que aparte del bienestar hay otros efectos sobre la naturaleza que genera la tecnología y los desarrollos del hombre, pero quizá el aspecto que menos hemos calculado y que estamos lejos de poder predecir es la repercusión de la misma sobre la sociedad. Hoy la información viaja más rápido, pero vemos menos caras y cada vez nuestro contacto es mediado en mayor medida por los mismos equipos que hemos creado.

No estoy exhortando a las personas a no valerse de la tecnología, la misma ha logrado que se acorten distancias y que las misivas que antes tardaban semanas en llegar hoy solo tomen fracciones de segundo. Simplemente utilicémosla en su máximo potencial pero no olvidemos que al otro lado del chat hay personas y que fuera de esa red hay un mundo y una sociedad.

No te quejes del Mercado Laboral

Etiquetas

, , , , ,

Oferta y demandaEn una entrada anterior hablaba acerca de la reputación digital y de cómo esta puede impactar fuertemente la imagen profesional y personal que perciben los demás de nosotros. Sin embargo, al parecer no solo hemos dejado descuidado el mundo digital, también nos hemos auto flagelado nuestra reputación offline, es decir, nuestra reputación a secas, ni más ni menos.

La falta de seriedad, de mantenerse en las decisiones que hemos tomado vana afectando, aunque no lo creamos, nuestra reputación. El decir sí y quitarse a última hora o peor aún, el dejar metido a alguien, afectan nuestra reputación, la cual a su vez afecta nuestra marca personal, pues dejamos una percepción negativa en los demás, en aquellos que se vieron afectados por esa falta de seriedad y compromiso.

¿Cómo influye esto en nuestra vida profesional? Nos quejamos mucho del mercado laboral, de las ofertas de trabajo con tan malas condiciones y remuneración y no pensamos qué podemos hacer para mejorar las cosas desde nuestro lado. El mercado laboral “impone” ciertas condiciones (reglas del juego) para el intercambio, no deja de ser un mercado como cualquier con oferentes y demandantes pero, las decisiones las tomas tú, no el mercado laboral.

¿Qué tu talento encaje en un empleo o que un empleo encaje en tu talento? Lo ideal sería que un empleo encaje en tu talento, que el empleo te busque porque eres el indicado y no que tú lo busques a él porque estás desesperado. Eso es lo ideal pero un equilibrio entre los dos escenarios puede ser algo un poco más realista, siempre y cuando tengas claro el objetivo de contar con un empleo que encaje en tu talento.

¿Y cómo lograrlo? Buena reputación: no digas que sí para quitarte a última hora, no dejes metido a nadie y haz un trabajo excepcional. Especialízate, así te buscarán por el nivel de especificidad de tu trabajo. Gana habilidades comunicativas y demás habilidades blandas. Finalmente, no te quejes del mercado laboral, ¡decide y actúa!

¿Censura en las redes sociales?

Etiquetas

, , , ,

En días pasados recibí un mensaje de un grupo en Facebook en el que me decían lo siguiente:

“Compañero, se le informa que por reincidencia en la publicación de contenidos fuera del contexto del grupo Xxxxxxxx XXXX-XXX usted será eliminado y bloqueado del mismo. Recuerde que ese es un espacio para discusión y debate, no una zona de ventas. Sus publicaciones serán eliminadas en este instante y usted tendrá tiempo hasta el lunes para apelar a la decisión de bloquearlo con un compromiso de buen uso del espacio. De lo contrario, será dado de baja del grupo de manera irrevocable.

Cordialmente,

Admin”

Primero quiero aclarar que no voy a hablar ni de política ni de modelos económicos. Dejemos a Smith y a Marx tranquilos un momentico.

Todo esto surgió por dos publicaciones que había hecho en el grupo. La primera era una imagen en la que compartía información de un taller de Personal Branding que organiza y desarrolla la empresa en la que trabajo, de la cual soy fundador junto con otros ingenieros egresados de la Facultad de Minas. La segunda era una entrada de blog sobre Personal Branding, algo de interés, así como muchas de las cosas que se publican en dicho grupo.

1.  “[…] reincidencia en la publicación de contenidos fuera de contexto”

En ningún momento previo a este mensaje me habían notificado culpa o defecto alguno en una publicación anterior, por lo tanto la palabra reincidencia está fuera de contexto.

Como pueden ver en esta imagen, en ninguna parte dice que no se puedan publicar contenidos con temas de interés. Es más, en la última parte dice: “[…] asumir el reto como futuros profesionales de lograr un pueblo colombiano más crítico, analítico y prepositivo.” No entendí bien el sentido de la última palabra, supongo que querían decir propositivo, y si es así, en gran parte eso era lo que como profesional pretendía hacer, compartirles un poco de lo que hago, en busca de fortalecer las habilidades de los futuros profesionales en Personal Branding y otras habilidades claves enmarcados en la comunicación, debido a que las habilidades comunicativas han sido la materia olvidada en la Universidad y con esto busco propender por unos mejores profesionales.

En este grupo muchas personas publican temas de interés, contenidos que creen pueden ser de gran valor para otras personas y no veo que a ellos se les borre lo que publican.

2.  “[…] ese es un espacio para discusión y debate, no una zona de ventas”

En las publicaciones que hice (ver), invitaba a aquellos interesados en conocer de Personal Branding, a leer más sobre el tema y a los que quisieran aprender más, a inscribirse a uno de nuestros talleres. No veo que tiene de malo compartir contenidos e invitar a aquellos interesados que quieren aprender.

Por otro lado, veo publicaciones que sí son directamente de ventas (ver), de las cuales encontré para el mes de octubre por lo menos 6 similares y que aún permanecen en el grupo. Asimismo hay varios clasificados, algunos que quieren vender o comprar algo y otros que quieren contratar a alguien (ver).

3.  “Cordialmente, Admin”

Queda una impresión de que los administradores del grupo quieren ser juez y parte en una situación como esta, espero estar equivocado. Es necesario saber con quién se está hablando. Además los motivos por los cuales seré “dado de baja” no están contemplados de manera clara y explícita en los parámetros del grupo.

Finalmente,

CensuSoy un profesional que todos los días trabaja por ver una mejor sociedad. Pongo todo de mí para agregar el mayor valor posible a mi trabajo y compartirlo con la mayor cantidad de personas que me sea posible. Estoy algo absorto, pues siento que he sido censurado, y no precisamente por los medios masivos ni por el gobierno, sino por aquellos que junto a mí queremos un mejor país y trabajamos por él.

¿Qué modelo de vida sigues?

Etiquetas

, , , ,

¿Cómo marcas la diferencia?Un modelo es una representación de un fenómeno, sistema o proceso.  Podríamos decir que la vida es un proceso que tiene un inicio y un fin, es decir, cada ser viviente experimenta en sí mismo un proceso por lotes, su propia vida. Ahora, ¿podríamos hablar de modelo de vida? Es decir, hacer una representación, sea abstracta, conceptual, gráfica, física o matemática de nuestras vidas. ¿Encontraríamos personas cuyos modelos son idénticos al nuestro, o por lo menos muy similar?

Sin tener en cuenta toda la vida, podríamos analizar una pequeña parte: la “adultez temprana” y a una población en específico: los jóvenes profesionales.

Cuando veo los jóvenes profesionales (como yo), analizo en repetidas ocasiones nuestras vidas y curiosamente me encuentro más de una coincidencia que me lleva a pensar que el modelo de vida no es algo tan loco como creía. Algunos terminan su pregrado y empiezan a estudiar inmediatamente un posgrado en su país, otros viajan para estudiarlo en otras latitudes y longitudes. Algunos se emplean en empresas nacionales, otros en multinacionales y no falta el “enmariguanado” que se le da por fundar una empresa con amigos o solo. Ahora, ven que de alguna forma podríamos “modelar” este pequeño tramo o etapa del proceso que llamamos vida.

Bueno y, ¿tiene algo de malo que vivamos bajo modelos? ¿Acaso vivimos vidas predeterminadas con modelos ya establecidos tiempo atrás? ¿Queremos hacer algo diferente? Quizá ahí no esté la diferencia, debe estar en algo más interno y no en ese modelo que alcanzamos a observar externamente.

Hay un sitio web buenísimo, en el que personas de muchas partes, pero sobre todo españoles, escriben historias sobre sus vidas y muchos de ellos plantean sus propios modelos como “mapas”. El sitio se llama mapmakers.es, en él encontrarán excelentes historias, todas muy humanas.

Después de todo esto, ¿dónde está la diferencia? Creo que la respuesta a esa pregunta está asociada, no con lo que hacemos ni con el modelo de vida que vivimos u observamos, sino con cómo hacemos lo que hacemos y con cómo vivimos. El cómo hacemos nuestro trabajo, cómo tratamos a las personas con las que trabajamos, a nuestros familiares y amigos, es lo que deja una marca, nuestra marca personal, la imagen que proyectamos en la sociedad y que se manifiesta en la percepción que tienen de nosotros: profesional y personalmente.

Ahora que vivimos una era digital, nuestra marca personal puede verse narcisista y/o histriónica. Algunos usan las redes sociales para que todo el mundo se entere de sus vidas “privadas”. Demasiadas fotos en Facebook e Instagram de sí mismo, de fiestas, de paseos; múltiples “check-ins” en Foursquare y Facebook; así como estados sentimentales en la Línea de Tiempo de Facebook, que deberían ser privados y no para que los lea todo el mundo.

Y tú, ¿qué modelo de vida sigues? ¿Cómo marcas la diferencia?

Ingeniería y Comunicación: ¿cómo resultaste en esto?

Etiquetas

, , , , ,

¿Cómo resultaste en esto? Es una pregunta que me han hecho ya varias veces. ¿Acaso es tan raro ver a un ingeniero trabajando en comunicación?

Siempre creí que a la ingeniería le faltaba algo de poesía, que la hiciera más humana, más amable y más encantadora, sin dejar de ser rigurosa. Ahora creo que a las ciencias humanas y sociales les hace falta algo de ingeniería, que les ayude a resolver con mayor precisión aquellas discusiones interminables que están llenas de deliciosa prosa, de fascinante lenguaje.

Desde un punto de vista racional, poniéndole una prosa más rica y otros ingredientes más a la ingeniería, resulté en esto. Desde un punto de vista emocional, me encanta trabajar en comunicación.

Ahora, ¿qué tiene que ver la comunicación con la ingeniería? Cuando llega esta pregunta me acuerdo de la teoría de la comunicación y el modelo clásico: emisor/mensaje/código/canal/contexto/receptor. Algo que desde la ingeniería se puede analizar como un gran sistema con subsistemas desde y hacia los cuales fluye información, el cual se podría modelar matemáticamente. ¿Algún enfoque más ingenieril? De hecho ya a finales de los años 40s Claude E. Shannon, un ingeniero electrónico y matemático estadounidense, había desarrollado una teoría matemática de la comunicación, hoy conocida como teoría de la información.

ComunicaciónAsí llegué a esto, leyendo lo que no tenía que leer para las materias de la universidad, sacándole el máximo provecho al aprendizaje en habilidades comunicativas de los talleres que daba cuando era monitor y a las presentaciones que hacía cuando era estudiante; tomando café con mis amigos, perdiendo la noción del tiempo y olvidando el cansancio cuando la curiosidad me ganaba la partida, curiosidad que hoy también me acompaña y me hace trasnochar. Siempre habrán suficientes tazas de café. No porque el café quite el sueño, el café acompaña conversaciones, es precursor de ideas y mejora el ambiente laboral.

Hoy sigo con esa curiosidad, la cual me lleva a trabajar duro, a dar más de lo esperado, a arriesgarme con ideas nuevas buscando obtener resultados diferentes y ojalá impactantes. Ese dejarme llevar por mi curiosidad ha sabido dar sus frutos, los veo cuando “termino” un trabajo y quedo con una enorme satisfacción del deber más que cumplido. Porque un buen trabajo nunca termina, siempre sigue uno trabajando en él, así como cuando se logra superar las expectativas llegamos más allá del deber cumplido.

La mejor recompensa de un trabajo pasado es encontrar personas alegres, que te saludan efusivamente y te dicen que tu trabajo es muy bueno. Así terminé en esto y asimismo seguiré en esto, porque esto es para mí crecimiento constante.

¿Y tú cómo resultaste en esto?

Más que profesionales, se necesitan ciudadanos

Etiquetas

, , , , , ,

Buen ciudadanoÚltimamente se ha venido presentando una proliferación en la oferta académica, tanto de formación en programas de posgrado, como en programas de formación ejecutiva y complementaria. Y esto es muy bueno, yo por ejemplo trabajo en el fortalecimiento de la comunicación en ambientes laborales, y en nuestra empresa ofrecemos formación en comunicación. El crecimiento de esta oferta permite encontrar casi lo que uno quiera, además que genera competitividad en el mercado.

Ahora, así como aumenta la oferta de buena formación, aumenta también la de formación de baja o “engañosa” calidad. Ofrecen maestrías a distancia, con todas las comodidades del mundo en cuanto a lugar y horario, esto tiene algo muy bueno, pues uno puede aprender en cualquier lugar y momento, el aprendizaje no requiere espacio ni tiempo determinado. Los diplomas de estas maestrías deberían decir: “a distancia”, sin embargo, no es lo práctico, no es lo que pasa en la realidad.

Viajar a estudiar a otro país conlleva determinados retos y sacrificios, no es solo salir del país y conocer otra cultura, es privarse de estar con familiares, amigos y asumir nuevas responsabilidades, entre otros; en resumen, es salir de nuestra zona de confort, y eso ya tiene un mérito muy significativo para la formación de una persona.

Además de esto, la formación ejecutiva y complementaria también se ve afectada por este fenómeno de crecimiento. Si bien, como les decía al principio el crecimiento trae consecuencias muy favorables, también se ven efectos negativos como lo es el trabajo poco especializado, que en ocasiones puede llegar a ser mediocre. Me preocupa mucho esto, más porque trabajo en esto, y considero que en mi empresa hacemos las cosas muy juiciosamente y el resultado es de muy buena calidad.

Como ven, esto nos lleva a una discusión que nunca ha terminado: se nota una gran falta de deontología, de valores y algo de moral en los profesionales. Hay personas y organizaciones que se dedican enteramente a producir dinero y dentro de su modelo económico no consideran aportarle algo a la sociedad. Quizá no de una manera evidente (como para hacerse publicidad), pero si con modelos más sostenibles, responsables y equilibrados (como es el ejemplo de la economía del bien común), que aporten a las comunidades, y que se enfoquen siempre en minimizar las externalidades negativas.

La educación superior debe ser fuente y promotora de justicia social como dice Jeannie Oakes, debe fortalecer las habilidades de liderazgo y el servicio a la comunidad en los futuros profesionales, para que el conocimiento no sólo se quede aislado en grupos de personas y organizaciones, es decir, en beneficio de pocos. Necesitamos buenos ciudadanos, algo que no nos podemos dar el lujo de que empiece a escasear por estos tiempos.